¿Qué es un psicópata y cómo detectarlo?

¡Hola a tod@s! Seguramente habrás oído o le habrás dicho a alguien: “éste tío es un p*** psicópata”, un loco, un desequilibrado. Ei, ei espera, porque son cosas distintas, matemos, digo… maticemos.  ¿Realmente sabes qué es un psicópata? Para empezar, para ser un psicópata no tienes que tener hobbies macabros como descuartizar chiquillos o ir enterrando a gente viva por ahí. No todos los psicópatas son violentos, aunque lo cierto es que hay una serie de rasgos comunes en todos los casos estudiados de psicopatía y hoy vamos a revelártelos.

Es posible que tengas algunas manías, como que te moleste oír a la gente masticando, que te rocen, que coman de tu plato o que te toquen las orejas. Cuando esto ocurre puedes llegar a ponerte furioso e irritable, incluso podrías llegar a hacerle daño a alguien si te pilla en un mal día.

via GIPHY

Por mucho que te cueste controlarte, no significa que puedas llegar a ser un psicópata. De hecho, los psicópatas reúnen muchos otros rasgos, pero primero…

¿Qué es un psicópata? 

El término psicópata surgió en 1930 cuando los médicos de la época detectaron en algunos pacientes que parecían normales, una competa carencia de ética sobre los derechos de otras personas. Un psicópata es una persona incapaz de amoldarse a las normas sociales y que encuentran en el dolor o la manipulación de los demás su propio placer. Realmente todavía no se puede declarar a un psicópata de forma científica únicamente observando sus rasgos genéticos o su actividad cerebral. Se identifican a través de su conducta y se pueden detectar a partir de la adolescencia (entre 15 y 18 años). Actualmente se distinguen dos términos relacionados con la psicopatía: por un lado se diferencia a los psicópatas como un rasgo genético e incurable y a los sociópatas, que son personas que han adoptado una conducta debida a su entorno y a su desarrollo personal. Hoy vamos a hablar de los psicópatas, aquellos que nacen con este trastorno.  Estos son los rasgos más comunes en un “psicópata”:

  1. Emocionalmente “muertos”

Son personas con trastorno de la personalidad disocial, por ello son personas insensibles y despreocupadas. Se ha comprobado que los psicópatas tienen conexiones débiles en el cerebro en el área que encargada de generar las emociones. Tienen dificultad para sentir emociones, sobre todo sociales, como la vergüenza, la culpa o la afectividad. No sienten, nada de nada.

via GIPHY

 

  1. Irresponsables

Las personas psicópatas son incapaces de aceptar la culpa. Tienden a externalizar la culpa hacia los demás u otros factores. La única forma de conseguir que admitan su culpabilidad es la amenaza. De esta forma pueden llegar a reconocer culpabilidad, pero no porque sientan vergüenza o remordimientos, lo hacen para evitar un peligro evidente.

via GIPHY

 

  1. Mentirosos

Las personas psicópatas tienden a tratar de agradar a los demás exagerando o adornando lo que explican, así que tienen tendencia a ser mentirosos patológicos. Tratan de engañar a los demás para su beneficio personal o placer.

via GIPHY

 

  1. Excesivamente seguros

La mayoría de psicópatas suelen tener un excesivo sentido de la autoestima. Muchos se sienten superiores a los demás, por ello sienten que pueden manipularles a su antojo. A veces podemos pensar que los psicópatas suelen ser personas retraídas y que de golpe un día, ¡pam!, se les va la pinza; pues no. Lo cierto que este es un rasgo característico en la mayoría de los psicópatas que se han analizado. Al igual que un psicópata no tiene porque haber cometido delitos, un asesino tiene porque ser necesariamente un psicópata.

via GIPHY

 

  1. Tienen falta de atención

Estos suelen tener dificultades para prestar atención a los detalles. Por eso, los niños con déficit de atención, tienen mayores riesgos de padecer este trastorno. Son personas que buscan continuamente la adrenalina, por ello se aburren con facilidad y desconectan fácilmente.

via GIPHY

 

  1. Insensibles

Son incapaces de detectar miedo o malestar en otras personas, algo básico para mostrar afectividad por alguien. Son impasivos ante la tristeza o el dolor ajeno. La psicopatía es de hecho un trastorno de la personalidad que va asociado a una extrema insensibilidad.

via GIPHY

  1. Incapaces de planificar el futuro

Los objetivos que se marcan de cara al futuro no suelen ser nada realistas a largo plazo. No hacen nunca planes a largo plazo, no les importa demasiado. Eso sí, planificar un asesinato para mañana por la tarde se les da genial.

 

via GIPHY

  1. Falta de miedo

La causa anterior tiene mucha relación con esta y es que, las personas psicópatas no sienten preocupación por el futuro, entre otras cosas porque no tienen miedo. Por otro lado, cuando las personas normales prevén peligro, se activa una parte del cerebro, mostrando una respuesta física, como por ejemplo la sudoración o aceleración del ritmo cardíaco. En los psicópatas, sin embargo, esta parte del cerebro no muestra actividad.

via GIPHY

  1. Manipuladores

Las personas que padecen psicopatía suelen ser aduladores y saben adaptarse fácilmente a cada situación para manipular a los demás. Probablemente esto sea debido a su carisma y su alta autoestima. Por eso son tan peligrosos, tienen una alta capacidad de convicción.

via GIPHY

 

  1. Impulsivos

Esta es la buena. Evidentemente, esta es la forma de expresar la psicopatía. Estas personas se frustran con mayor facilidad y el umbral para la descarga de la agresión es muy bajo, llegando incluso a la violencia física. Suelen pelearse con facilidad, son irritables y agresivos.

via GIPHY

Conclusión

Después de analizar el perfil de los psicópatas nos abordan algunas dudas: ¿Es esta una enfermedad mental genética? ¿Tienen los hijos de un psicópata posibilidades de serlo? Pues al parecer sí, existen muchas posibilidades de que así sea. Y si es así, ¿hay alguna forma de curar esta enfermedad? ¿Qué clase de tratamiento deben recibir? Lo cierto es que los estudios han demostrado que no hay forma de hacer cambiar internamente a un psicópata. La única forma es a través de premios o amenazas, como si de un animal se tratase. El problema es que así nunca se consiguen cambios “reales”, y a la larga pueden derivar en traición o venganza. Como veis, no es fácil identificar a un psicópata así como así. No tienen por qué tener cara de loco, ni tampoco son retraídos, ni siquiera van con un hacha por la calle amenazando a la gente, lo cual lo complica aún más. Pero si tenéis indicios, mejor mantenerse lo más lejos posible, si no queréis que se aprovechen de vosotros.

 

0